CatalàEspañolEnglish

San Severo

San Severo, de acuerdo con la tradición medieval, fue obispo de Barcelona y mártir de la persecución Diocleciana.

En el año 304 vino de Roma la orden de combatir a los cristianos.

San Severo huyó hacia Castrum Octavianum, lugar donde después se levantaría la ciudad de Sant Cugat del Vallès. Allí fue detenido por un destacamento romano y, al no renunciar a su fe, fue muerto clavándole un clavo en la cabeza.

El 3 de agosto de 1405, el rey Martín el Humano consiguió de los monjes de Sant Cugat el traslado de parte de las reliquias de San Severo a la Catedral de Barcelona.

 

SANTA ESGLÉSIA CATEDRAL BASÍLICA DE BARCELONA utiliza cookies de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos, con sus preferencias mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Para más información sobre nuestra política de cookies.

Acepto las cookies.